01.07.2008 00:00

Rubén Darío, El Príncipe de las letras hispánicas

Rubén Darío

Cuyo nombre real fue Félix Rubén García Sarmiento, nació en Nicaragua el 28 de enero de 1867 y murió el 6 de febrero de 1916; aunque su obra haya sido muchas veces considerada como moralizante y académica, se le considera el iniciador y máximo representante del Modernismo literario en lengua española, movimiento que defendía la rebeldía creativa y la visión cosmopolita de las letras.

Se le ha llamado el príncipe de las letras hispánicas y máximo representante de las letras latinoamericanas.  En sus últimos años, mientras vivía en Paris, se abandonó en el alcoholismo que le causaba frecuentes problemas de salud, y numerosos problemas mentales entre los que estaban momentos de profunda exaltación, una fijación obsesiva con la idea de la muerte, incluso, intentó suicidarse en su último viaje a La Habana.

De Rubén Darío, nos quedan deliciosos pasajes, como los de "A Margarita Debayle" y un centenar de sonetos, para esta colección, elegimos cinco de ellos:

Ama tu ritmo

Ama tu ritmo y ritma tus acciones
bajo tu ley, así como tus versos;
eres un universo de universos
y tu alma una fuente de canciones.

La celeste unidad que presupones
hará brotar en ti mundos diversos,
y al resonar tus números dispersos
pitagoriza en tus constelaciones.

Escucha la retórica divina
del pájaro, del aire y la nocturna
irradiación geométrica adivina;

mata la indiferencia taciturna
y engarza perla y perla cristalina
en donde la verdad vuelca su urna.

Venus

En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría.
En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín.
En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía,
como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín.

A mi alma enamorada, una reina oriental parecía,
que esperaba a su amante bajo el techo de su camarín,
o que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría,
triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín.

"¡Oh, reina rubia! -díjele, mi alma quiere dejar su crisálida
y volar hacia a ti, y tus labios de fuego besar;
y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida,

y en siderales éxtasis no dejarte un momento de amar".
El aire de la noche refrescaba la atmósfera cálida.
Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar.

De invierno

En invernales horas, mirad a Carolina.
Medio apelotonada, descansa en el sillón,
Envuelta con su abrigo de marta cibelina
Y no lejos del fuego que brilla en el salón.

El fino angora blanco junto a ella se reclina,
Rozando con su hocico la falda de Alençón,
No lejos de las jarras de porcelana china
Que medio oculta un biombo de seda del Japón.

Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño;
Entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris;
Voy a besar su rostro, rosado y halagüeño

Como una rosa roja que fuera flor de lis.
Abre los ojos, mírame, con su mirar risueño,
Y en tanto cae la nieve del cielo de París.

Gaita Galaica

Gaita galaica, sabes cantar
lo que profundo y dulce nos es.
Dices de amor, y dices después
de un amargor como el de la mar.

Canta. Es el tiempo. Haremos danzar
al fino verso rítmicos pies.
Ya nos lo dijo el Eclesiastés:
tiempo hay de todo: hay tiempo de amar,

tiempo de ganar, tiempo de perder,
tiempo de plantar, tiempo de coger,
tiempo de llorar, tiempo de reír,
tiempo de rasgar, tiempo de coser,

tiempo de esparcir y de recoger,
tiempo de nacer, tiempo de morir.

Pegaso

Cuando iba yo a montar ese caballo rudo
y tembloroso, dije: "La vida es pura y bella."
Entre sus cejas vivas vi brillar una estrella.
El cielo estaba azul, y yo estaba desnudo.

Sobre mi frente Apolo hizo brillar su escudo
y de Belerofonte logré seguir la huella.
Toda cima es ilustre si Pegas o la sella,
y yo, fuerte, he subido donde Pegaso pudo.

Yo soy el caballero de la humana energía,
yo soy el que presenta su cabeza triunfante
coronada con el laurel del Rey del día;

domador del corcel de cascos de diamante,
voy en un gran volar, con la aurora por guía,
adelante en el vasto azur, ¡siempre adelante!

—————

Volver


free counters
Ubicada en el sur del Valle del Aburrá, se encuentra la patria de Ciro Mendía: pueblo de artesanos y ceramistas, de campesinos y de artistas; morada de músicos y cantantes, ganaderos y comerciantes.
Patria chica llamada Caldas a la que por sus lluvias llamaron cieloroto...
Ahora se llama

CieloRoto.tk

Contacto

Cualquier inquietud, favor diríjase a:

infocieloroto@yahoo.com

o puede escribirnos desde la sección Nosotros


Encuesta

¿Ha mejorado Caldas en los pasados diez años?

(60)
32%

Sí, pero no lo suficiente (81)
43%

Lo veo más o menos igual (10)
5%

No lo sé (2)
1%

Definitivamente, no (36)
19%

Votos totales: 189


No olvide dejarnos su comentario


free counters